MALEFICO

Image Hosted by ImageShack.us

No metemos una vez más en un terreno peligroso, primero porque la historia está basada en hechos reales, segundo porque el espíritu del diabólico anda por medio y al final la mano del hombre está presente de una manera tan siniestra que se nos hace impensable lo que hemos visto. 

La llegada de esta peli a mi casa ayer noche se debió a una casualidad, algo había escuchado sobre ella en los medios, pero no le había dado importancia alguna. Quizás me atraía por la presencia de Donald Sutherland, pero tampoco le puse mucha atención. Sin embargo cuando algo se hace de rogar lo hace y bien. Así que ayer fuí a devolver esa “cosa”, llamada Corrupción en Miami que alguien se ha atrevido a versionear, cuando mi amigo el dueño del vídeo me aconsejó algo que acababa de llegar. El poster gigante hacía los honores en la puerta y debo decir que me fuí con la peli con una sensación de que aquella noche iba a ser testigo de un cuadro diferente y de un trabajo que a mí particularmente me ha parecido fantástico.

Estamos hablando de brujería, de por sí un campo muy amplio y fácil para sacar una producción digna de atención y por otro lado tenemos la nota de “hechos reales”, cosa que particularmente me atrae aunque sea mentira. A pesar de éllo, el año en que está centrado el film 1818 me hace pensar en que la brujería acosaba por todos lados y que muchas cosas se taparon con la etiqueta de “hecho por bruja” para no ahondar más en el asunto. Y desde este escenario nos vamos introducciéndo en la casa de los Bells; el padre, John comienza su labor a base de peleas con la vecina Kate Batts, lo típico de aquella época pero hay un hecho sobresaliente en esta relación, al enfrentarse en el juicio, la vecina con fama de bruja le echa un mal de ojos al señor Bell, tanto él como su única hija Betsy serán devorados por las fuerzas del mal. Desde ese momento comienza la intriga en el hogar de los Bells y tanto ellos como sus amistades más afines se ven envueltos en una trama que hace alucinar.Y es así como comienza la historia de la Bruja de Bell que según cuentan los antiguos se manifestó por primera vez en un pequeño y tranquilo pueblo de Tennessee llamado Red River en 1817. Una parte de la realidad llevada a la ficción.

Todo comienza con golpes, susurros, voces apagadas, sombras que se deslizan por los pasillos y por las paredes y sobretodo en el dormitorio de Betsy se ve envuelta en una trama siniestra que nos agobia de una manera especial. El decorado, la madera que cruje, los muebles, el sinfín de adornos y las luces de las velas, adornan el paisaje que se nos ofrece a los ojos y nos adentra más y más en la trama. Betsy se ve cogida, literalmente hablando, por una fuerza superior que al principio juega a destaparla en la cama y a taparla y después hace que los juegos se conviertan en verdaderas pesadillas; giros del cuerpo sobre una superficie invisible, jalones de pelo y un verdadero horror es lo que esta joven se encuentra ante sí por el simple hecho de ser la hija de quien es. Su padre nota estos fenómenos más tarde; pero poco a poco se ven cogido hasta el fín en ellos y achaca a la vecina y a su maldición la firma de lo que está aconteciendo. Los personajes de los hermanos de Betsy, el maestro, el cura y toda la típica estampa de las aldeas de la época, se nos ofrece como coreografía donde el mal va danzando a su gusto por toda la casa y por sus alrededores.

Llega a ser agobiante ese aire que respiramos mientras vemos escenas tras escenas; quizás porque como he dicho anteriormente, la época en que está centrada se preste a éllo. Se hacen realmente escalofriantes ciertas escenas, porque pienso que están magistralmente hechas entre sombras que se deslizan y muebles que se mueven.

El final de la película nos sorprenderá, aunque quizás muchas personas no vean realmente que ha ocurrido allí y se agarran a la maldición y al espíritu del diablo como firma de todo lo que ha ocurrido. Muchas veces el mal está en quien menos se piensa. Todo un final increíblemente real.

Image Hosted by ImageShack.us

La interpretación de Donald Sutherland viene jalonada con su sello personal, un físico impresionante con esa melena de blancas mechas. Un hombre que a pesar de sus años, nos deleita con estos papeles problemáticos que tan a gusto interpreta y que tan bien le van. A su lado la dulce Sissy Spacek en su papel de la esposa y madre ejemplar que hace a la perfección. 

 El resto de los actores cuya labor es seria y fuerte son James D’Arcy (Richard Powell), Rachel Hurd-Wood (Betsy Bell), Matthew Marsh (James Johnston), Thom Fell (John Bell Jr.), Sam Alexander (Josh Gardner), Gaye Brown (Kathryn Batts), Zoe Thorne (Theny) y Miquel Brown (Chloe).

Cierra el cuadro artístico:

* Guión: Courtney Solomon; basado en la novela “The Bell Witch: An American haunting” de Brent Monahan.

*Producción: Courtney Solomon, Christopher Milburn y André Rouleau.

*Música: Caine Davidson. *Fotografía: Adrian Biddle.

*Montaje: Richard Comeau.

*Diseño de producción: Humphrey Jaeger.

 *Vestuario: Jane Petrie. 

Y a destacar la dirección de Courtney Solomon que tal magistralmente ha combinado la leyenda con el guión, haciendo una película que nos atrae y nos deja pendiente de la pantalla los 84 minutos que dura. 

DAMADENEGRO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s