DOLOR Y HONOR

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

  
He sentido el dolor apoderarse de mí en cada línea de esta escueta carta; cada letra, cada sílaba se iba apoderando de mí como si un mágico poder me estuviese cubriendo desde los pies a la cabeza. El papel amarillento con sello oficial era demasiado breve para esconder tanto dolor.
 
“El soldado James Cameron ha muerto en acto de servicio por la Patria; se le condecora con las grandes Cruces Rojas del Sufrimiento y del Honor, se le da honores de héroe en acto de servicio y se le invita al acto castrence que se celebra en la Base Naval donde quiere ser enterrado cerca de Vd”.

Ha sido un dolor distinto, nada comparable con ese que se siente cuando son tus padres los que abandonan este mundo pero que comprendes que su camino ha llegado al final. Pero un niño, un joven de apenas 21 años que aún no conoce el mundo por qué tiene que morir?. Por honor, dice la nota. Me imagino que en su país de origen ese valor está muy arraigado en su educación, es quizás lo que más admiro de su cultura. Pero sin embargo yo, que ya estoy de vuelta de casi todo, no comprenderé jamás por qué aún se sigue muriendo en acto de servicio y si es así, al servicio de qué?…

Recuerdo las lágrimas en sus ojos, el azul del aquellos ojos que hacían envidiar al azul del cielo claro de la primavera, esos manantiales dulces que besaban sus mejillas hasta hacerse laguitos en la comisura de sus bellos labios. Y yo intentaba liberarme de sus manos; qué pensarían los demás si supiesen que no soy su madre… que tonterías se piensa en ciertos momentos de la vida. Y después de haber besado aquellos labios llenos de nerviosismo le ví subir al avión que lo llevaría en misión de paz…. Misión de Paz a dónde?. Misión de Paz a la Guerra?. Qué incongruencia es esa¡¡¡.

Y las cartas que venían cada dos días, fijas, fieles, a su hora y hoy esta nota oficial traída por un oficial Jefe para alguien que se convirtió en su familia, en su amor y en su compañera por algunos meses. Alguien que recordaba aún sus carcajadas libres como el viento tras mis pasos por las calles de los viejos barrios. Algunas fotos en el frente; qué frente?….. lo único que veía era su frente despejada por el típico rapado que le hicieron unas horas antes de marchar.

Ahora el dolor me acompaña, dolor de madre, dolor de amiga, dolor de amante. El destino ha querido que sufra los tres dolores a la vez. La muerte de un hijo, la muerte de un amigo que con tanta diferencia de edad supo comprender y ser comprendido, y el dolor de la amante que se quedó pegada al ardiente suelo mientras sus ropas volaban con el viento de las hélices de la guerra. Vientos de guerra… siguen las guerras y siguen las muertes.

No hay familia directa ni conocida, sólo mi nombre figuraba como referencia en su historial militar. Hoy me ha llegado el cuerpo, quiere reposar en mi suelo, en mis entrañas, en mis raíces porque se convirtieron en las suyas. Quizás esas raíces no le hubiesen matado tan pronto. Había tanto que ver, había tanto que sentir, había tanto que aprender….. y un soldado ha muerto en la guerra…. Pero qué guerra es esa?.

Dolor que se dispersa por el cemento gris, grados multiplicados de este mes de julio que le devuelve a mí. Una caja de madera envuelta en bandera extranjera. Allí reposa con sus medallas encima, los compañeros le llevan aunque ellos no han visto la guerra aún… una trompeta suena en la lejanía. Honores de héroe para el que quizás no había llegado ni a hombre aún. Un arco de colores se dibuja en el cielo, son tres aviones que llevan los colores del honor y la exclamación de los bañistas en la playa de admiración.

Y el silencio del camposanto, nombre y lugar español porque quiere reposar cerca de mí…. y me miro las manos y sigo viva y el muerto… por qué pregunto al viento, te lo llevas tan joven y tan bello¡¡¡¡ El silencio se cuela por las calles del camposanto, soledad y calor que el mármol multiplica por ciento… Dolor amargo en mi pecho y ya puesto en su panteón costeado por su país, una foto han colocado con su uniforme militar… la misma que me mandó a mí. Descansa por fín en el suelo que yo tanto he de pisar.

***Dedicado a todos esos hombres que aún siguen muriendo en las Guerras.

DAMADENEGRO2007Safe Creative #0909184553770
Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s