LA CHIMENEA

Sentados frente a la chimenea miramos el fuego… ¡¡fíjate que hermosas figuras forma¡¡.. Parecen manos y brazos que no quieren separar… te pones frente a mí y me besas…”esto es fuego amor”…

Curiosamente este largo puente me ha alejado del mundo para refugiarme en el campo; aquí cerca de las montañas que guardan los sueños no realizados y las más íntimas tentaciones que siempre rodean a una persona que busca y busca sin cesar.

Anoche encendí la chimenea en ese acto reflejo que se siente cuando el sol cae en el horizonte más tempranero de la sierra y el frío se esconde en los rincones de las habitaciones…. Persianas echadas para no dejar escapar ni un ápice de ese confortable calor que la madera ardiente da.

Poco tiempo estuve acurrucada en el gran sillón que siempre es confort ante el calor que se apodera de mi cuerpo cuando arde el fuego tan cerca, pero también tan lejos…

Un ring ring sonó en la puerta que me hizo salir de sopetón de esos ensueños que me dejan alejar de un mundo no querido como real pero sí como ensoñador para pasar las hermosas horas de soledad compartida sólo con el ardiente brazo de la leña quemándose.

Casi a contra-corriente me levanté y fui hasta la puerta de madera que me alejaba del mundo, miré por la metálica mirilla y vi un rostro familiar, pero que no acertaba a recordar. Abrí, total que iba a perder con hablar con alguien a esas horas de la tarde-noche??.

Hola…. bueno, que tal?

Hola ?¿ quien eres??

No te acuerdas de mi?? Nos vemos casi todos los días camino del trabajo, en el puesto de periódicos.

Periódicos??, difícil lo tenía, puesto que a las 7.20h. que compro el periódico no suelo estár todavía con la mente funcionando al ciento por ciento; pero sí, me sonaba la cara, aunque creo que nunca había hablado con él. Sólo los buenos días, nada más…

Ya puestos, le dejé pasar. Se acomodó el chico en el sillón vacío de mis soledades y me miró con cierta pillería. No sé, sentí que se estaba formalizando alguna historia, será que una ya se sabe los preámbulos casi de memoria como para no darse cuenta que la visita era más que de cortesía.

Así se entabló una conversación que tengo que afirmar muy amena y poco a poco fue adentrándose en terrenos más que personales. Quizás le dí pie, no estoy segura, pero me hacía sentirme bien.

Moreno de ojos inmensamente negros, realmente ahora su cara me resultó conocida, más bien diría que me había fijado antes pero que a esas horas de la mañana de la compra del journal se me hacía difícil de recordar. Creo que una vez incluso nos dimos un codazo ante una noticia de ámbito político.

 

 Después de recoger los platos y demás restos de la cena. Dos copas de champagne aparecieron en nuestras manos en un brindis por el futuro año 2005, tan cercano ya¡¡

Y el brindis, la música y las risas nos hicieron bailar alocadamente por la estancia a oscuras, salvo el resplandor ardiente del fuego, que jugaba con nuestras sombras ese infernal tira y afloja que el sexo da cuando está en sus primeros lances.

Un beso en el cuello… ah, que hermoso¡ adoro esos besos en el cuello cuando bailo… pero en realidad que estábamos bailando? Ya recuerdo era la danza de dos personas en pleno delirio de baile que poco a poco nos fue acercando hasta la mullida alfombra y dejarnos caer como dos marionetas que pierden sus hilos directores.

Besos de boca deseosa de más y más y esas manos masculinas y suaves, ardientes y apasionadas que me cubrían de mil caricias….. Eres apasionado le pregunté??… pregunta tonta, puesto que la respuesta estaba sintiéndola sobre mi cuerpo…

Y con esa mirada dulzona me dijo que si y que más y más…..

Miré de reojos al fuego, que en figuras parecía guiñarme, aprovecha¡¡¡¡ parecía gritar. Que cosas¡.

Y amor y amante, todo en uno se hicieron las horas de la noche en madrugada y a punto estuvo el sol de aparecer por las altas montañas que nos rodeaban entre sudor, saliva y jugos varios entre ellos el champagne que campaba por el salón por aquí y por allá.

Derretido mi moreno de amor estaba junto a chimenea. Me has dejado muerto nena¡¡¡ me dice el chaval.

Yo??, caramba no sabía que era tan felina, le contesto femenina y coqueta a la vez..

Me gusta, me encanta todo lo que he sentido esta noche nena… Te gustaría repetir?

Pues… largo es el puente que no atraviesa río me pienso yo….

Pues sí le contesto…

El hombre moreno se va. Y en la puerta medio vestido, pantalones arrugados, jersey al hombro, se vuelve y me manda un guiño…. Mira que cosas¡¡.

Y aquí me tienen escribiendo esta historia de la vida, que quizás…… esta noche tenga continuación…

Por cierto, hace frío, voy a encender la chimenea…. que el sol se ha puesto ya …

La cosa resultó cómoda y muy entretenida, tan amena que cenamos sobre la alfombra ante la chimenea que ardía en brazos de fuego, quizás dándonos pies a aventuras más personales y quizás, por qué no? a disfrutes carnales ….. 

® DAMADENEGRO 2005Safe Creative #0811270112863

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s