LUNA LLENA

El día 14 de enero fue cayendo sobre el horizonte dejando sus horas como estelas de humo en el cielo; poco a poco la oscuridad se iba apoderando de aquel día que había comenzado con nubes y lluvia, pero que sin embargo, se volvió claro cuando un haz de luz iluminó el firmamento en los primeros albores de la noche.

Noche de luna llena en este primer mes del año y también la primera luna; poco a poco los brazos de la noche comenzaron a acariciar la ciudad y el mar, que se convirtió en un espejo de ese faro hermoso y blanco que adornó el cielo dejando enmudecidas a las más bellas y rutilantes estrellas.

Algo me hizo temblar, algo me hizo coger las llaves y salir con prisas hasta la azotea… algo me estaba llamando..

Tras dejar la puerta entornada por temor a que se cerrase fuertemente y quedase aprisionada en la libertad de una noche sin techo, me sumergí en aquella claridad blanca y hermosa que emanaba del astro nocturno. Pleno, blanco y con unas sombras que parecían ojos guiñadores ante mi cara resplandeciente de asombro.

Y así me quedé embobada con tan magno espectáculo cuando un sonido extraño hizo que me volviese. Algo se escondió tras la torreta que forma el hueco del ascensor y la puerta de las escaleras.. algo que corrió más deprisa que mi mirada, pero que dejó un olor personal que pronto capté.

Qué era aquello que se escondía de mi mirada?. No tuve miedo, quizás porque el olor conocido me decía que esa presencia era amistosa.

Fuí poco a poco acercándome hasta la puerta, noté como pasos que daban la vuelta al contrario que yo y una figura que se movía para quedar oculta por las paredes. Pero en un revés la pude engañar y queriéndose ocultar se dio de bruces conmigo…

Lo primero que vi fueron sus ojos, ojos de fuego que se quedaron presa de mi mirada y de mi corazón.

Qué destino hizo que vuelvas a mí, corazón libre de lobo que siempre vuelves en luna llena?….

Y unos segundo fueron bastantes para que los dos unidos por las miradas proyectásemos una sombra alargada de fantasmas sobre el suelo.. y esa mano que se tiende hasta mí y en un suspiro me atraes hasta tu cuerpo, lobo humano, de nuevo ante mí.

La luna se hace más grande, su claridad parece un firmamento de destellos estrellados y los dos cuerpos ya unidos en uno sólo se sumergen en los ritos amatorios que tanto han deseado en estas semanas de oscuridad.

Bello entre los bellos, hombre y animal que me tiendes tu aliento de bosques vírgenes como queriendo invitarme al baile infernal de tus orígenes, cuando el hombre aún no había puesto el pie en el suelo que era terreno de animales en evolución.

Y en un alarde de valentía me dejo llevar por tus brazos y deposito un beso largo y profundo en esa boca que se abre a la noche queriéndosela comer. Qué pasiones más intensas despiertas en mí…. y de nuevo me dejo llevar por la pasión y te dejas llevar por tu pasión… y nos dejamos llevar por el apasionamiento mutuo.

La luna sigue brillando en el cielo de esta noche mágica; sus dos seres más queridos están unidos ante ella. Por un lado el animal que más la venera, por el otro la hembra de su especie más temida… en una palabra: tu y yo.

Y de pronto un sonido ronco nos hace volver a la realidad, allá en el horizonte de las montañas, un rayo ha caído de las pesadas nubes que se cobijan en las sierras. Tus ojos se han llenado de una luz roja y recelosa…. miedo o llamada de alerta?.

Me dejas a un lado y como olfateando el aire, intentas saber si el peligro es cercano o por lo contrario el la firma final de la tormenta que ha cerrado todo el día, mientras la luna dormía..

Vuelves a mi lado, sobre tus dos piernas de hombre que no las cuatro de animal. Hombre convertido por la luna que de un lobo hace el milagro. La leyenda hecha realidad en cada noche de luna llena.

Y de nuevo como una plegaria mis manos te acarician la mejilla herida por enfrentamientos fieros de tu estirpe de lobo. Y esa mirada de fuego me agradece mi encanto por tí. De nuevo me atraes con tus brazos y me aprisionas sobre tu pecho. Qué hermoso olor a masculinidad sale de tus poros y de tu pelo.

Y entre alardes de amores locos y de animales al fin y al cabo, volvemos a sellar el lance que siempre nos ha unido: pasión y luna llena. Y la mujer en loba se convierte mientras que el animal en solo mortal se vuelve… tanto amor, que derroche de sensualidad¡¡.

Me dejas sola, te vas con la noche y desapareces en una esquina de la azotea. Aquí despeinada, rota y apasiona me dejas mi lobo una vez más.

Vuelve el silencio, la luna encima mía está y mis ojos se vuelven a ella cuando en un momento ve un corazón dibujado con fuego y ojos de animal.

Trio infernal, mujer, lobo y luna que de nuevo un trío han hecho jugar al más antiguo de los juegos: amor, sexo y sensualidad.

DAMADENEGROSafe Creative #0910134681818

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s