~ENTRE TERCIOPELOS NEGROS~

 

Y la divina se ha deslizado por mis aposentos, alargándome su mano fría para que le acompañe en este eterno paseo. Escaleras de mármol blanco hacen que nuestros pies leviten mientras las dos descendemos.

El salón esta desierto, nadie nos despide en duelo, las velas se tornan rojas en un suspiro de último aliento.

Y la dama llegada a la puerta me suelta de su mano y empuja la puerta grande y me muestra lo que espero.

Caballería jalonada de plumeros negros, corceles negros azabache que esperan inquietos.

Y la dama me invita a subir a la carroza y yo a sus deseos me entrego, subo y me siento en esos asientos de cuero, fríos, negros y en cortinajes de terciopelo, siento que mi cuerpo queda escondido para siempre del resto. La dama se sienta enfrente y sus ojos huecos me traen inquietudes máximas en este último paseo.

Y de un golpe me he levantado, abro la puerta y la cierro, mientras sobre el chofer me lanzo y cojo las riendas de mi destino negro.

Y en loca carrera, la dama me grita desde dentro: no trates de escapar¡¡¡ ya estas muerta…. yo no lo entiendo.

Y por caminos desiertos la carroza me llevo, con un galopar alocado de cuatro caballos negros. La dama asomada, en una revuelta cae al suelo. Y paro la caballería y me río de su aspecto.

Triste muerte que de su carruaje ha sido lanzada al vuelo, mientras entre carcajadas me lanzo de nuevo al viento. Los caballos de la muerte me llevan por muchos senderos y en uno de esos recodos me encuentro a mi caballero.

Paro cuatro tritones, que de aqui tenemos que llevarnos al huerto a este hermoso moreno que me espera de negro vestido y con ojos de espanto abiertos.

Y nos montamos a las riendas y nos dejamos el respiro en el viento, los cuatro caballos corren y nos miramos : a donde vamos???.

Y en el barranco hacemos una parada que a dos pasos más nos hubiesen cogido los muertos: pero hemos jugado fuerte y hemos ganado el juego.

Ahora el de terciopelo negro y la difunta aún viva corretean por el bosque, mientras la caballería mira al barranco y muestra su desasosiego…. qué harán estos dos locos que a la Dama han burlado y ahora bailan como posesos???.

Y entre risas nos hemos acercado al barranco que se nos muestra oscuro y tétrico y de un salto con las manos juntas nos lanzamos al vacío: ahora somos nosotros quienes vamos a estar muertos. Cuando queremos y juntos y no cuando decida la de negro.

Y en la caída eterna que nos lleva a los infiernos, tus labios y los míos se han unido en un beso, que cuando llegamos hasta la meta Satanás ha blasfemado, el muy necio, porque dos humanos se han atrevido a traer hasta el propio infierno la pasión más eterna, la temida por los muertos: decidir cuando, donde y con quien deseas estar eternamente muerto.

—— Nuestro amor es tan grande que hasta a la muerte equivoca y al demonio descoloca en los mismos infiernos—-

DAMADENEGRO Safe Creative #1206031749638

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s