CALORES

Hay calores insoportables como estos que sufres en mi tierra y sin embargo, te muestras alegre porque no tienes que usar tanta ropa como en la tuya. Allí incluso pones un pañuelo al cuello para no coger frio.

La noche cae y el interior de la casa consigue quedarse sumido en ese frescor superficial que da el aire acondicionado; y sin embargo tu prefieres quedarte al aire, tener ese calor en tu rostro y hoy el sol ha sonrojado.

Tan distintos, tan distantes y tan juntos. Son cosas del destino.

DAMADENEGRO 18/7/2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s