EL POSADO

Tiempo de otoño que nos deja todavía en el verano retozar; miles de salto en la orilla del mar y dejándome la piel entre la arena y el mar he venido de nuevo a mi casa con invitado especial.

El niño hoy estaba triste, nostálgico cada vez más, que quiere amor a raudales y unos toques de feminidad. Hombre que todavía en su madre tiene una imagen casi angelical. Y ha unido mis manos a su cuello y con voz muy sexi me ha dicho: unas cuantas fotos más?.

No soy amiga de fotos y menos aún a solas contigo, niño: peligro y paz. Me has contagiado esa ansia de vida que tienes a tus años como un loco escapado de la celda de la niñez y que estrena libertad.

Cuatro fotos en la terraza, con esos ojos azules que me miran para morir o es que muerta y loca estoy ya?. Cómo puedo caer en tentaciones la que madura y de negro siempre está?. Eres un misterio tan grande que ni yo sé como lo voy a solucionar.

Las voces seguro que han dicho, la loba se va a atragantar con carne tan tierna esta vez, quizás muera y no de la lata más. Lo adivino en los ojos de los demás y como siempre he hecho me pongo el mundo por montera y hago lo que me gusta no más.

El niño posa, sus manos juegan frente al objetivo de mi máquina que se apaña para sacar un buen partido a esos ojos que me enturbian la mente y los deseos además.

Y el sigue con sus risas, con sus cantes, ahora si, ahora no…. es un juego peligroso el que empieza a jugar y en una de sus batidas, lo cojo por los hombros y le digo fríamente: cuando quieto te vas a quedar?

Y se ríe el muy desvergonzado y se pone a cantar. Y el negativo es testigo de sus poses, sus risas, sus miradas y sus deseos medio camuflados en este inocente mirar.

Y poco a poco el niño se acerca y la cámara de fotos deja posar en la mesa del salón, me invita a un baile sin sonido y nos ponemos a bailar. Sones fuertes parecen sucumbir ante sus labios que no musitan ni siquiera una sílaba y sin embargo yo oigo “te deseo” por todas partes….

Es un día más; de ésos que un niño viene y te saca de la rutina unos momentos nada más para convertirte en reina, para vestirte de princesa, para ser su amor nada más. Y tu te pones mil excusas para no caer y caes y una vuelta más….. es imposible no caer en este abismo de pasiones que son tus ojos niño hermoso. Y lo grito al viento: no me importa nada más ¡

DAMADENEGRO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s