TENUE

Se apodero de ti un espíritu lleno de ganas de sentir todo aquello que sintió hace muchos años, dormido en algún rincón de ese dormitorio cerrado a cal y canto a los sentimientos, respirando aun ese último aliento  que emano la boca que enterrada esta desde hace muchos años.

Cobraron color vigoroso los rosas marchitos, los blancos amarillentos, el metal que nadie limpio durante tiempo, esos paños de crochet de manos primorosas se vuelven resplandecientes, hilo lleno de un brillo de vida, mirada perdida en ese cuerpo joven que hoy se ofrece desnudo para despertar los sentimientos muertos y enterrados.

Cabellos negros, con roces suaves de manos entradas en años, labios de terciopelo, besos dulces casi robados, un sentimiento de culpa por profanar lo nuevo o quizás lo que los deseos ha despertado.

Suspiros pensando en aquel primer piso, quizás en algún rincón se esconden lágrimas del pasado viendo lo que en el piso bajo se estaba sintiendo. Se encuentran los sentimientos en la escalera de arriba abajo. Nada que ver con el chico rubio que corría por los pasillos, hoy es este moreno de acento extranjero, pero hay menos sentimientos.

Me dejo querer, olvido los recuerdos, dejo mis brazos caer a ambos lados del lecho, siento la ternura, el roce lleno de calor, el corazón latiendo. Me hace reina, princesa y heredera de mi propio reino.

La seriedad de quien está sintiendo, le veo mareado, quizás el terremoto de tantos sentimientos, mas sentido que sintiendo, no está acostumbrado a lo que es sensualidad, palabras entrecortadas, deseos no hablados.

Se muere de placer el hombre, que hasta hace  un rato se paseaba pavoneando de seductor por mi propio salón. Lejos queda ya la duda de la edad, ahora es solo carne que late y quizás de algún oscuro sentimiento y más oscuro deseo.

Cierra los ojos, musita algo. deseos o palabras? La duda queda en el aire. No hay tiempo para contestar, solo dame y doy. Baile de un cuerpo, dulce, blanco y suave. Joven a rabiar quizás medio descubierto.

Cae la tarde, el jazmín inunda  con su perfume la puesta de sol, tirado en la cama juega el cuerpo con encajes y lazos blancos, aquí no hay recuerdos.

Y allí arriba un espíritu llora, su impotencia se hace lamento, ya no puede sentir el roce, solo imaginarlo… lo siento, siento su llanto mudo, tiro un beso al techo.

DAMADENEGRO 25/7/2012Safe Creative #0811270112863

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s