~BAÑO Y MEDIA LUZ~

Qué bien se estaba en la calle cuando el sol se escondía (por fin) tras el horizonte distinto de mi ciudad; allí se ponía tras un cerro que servía de pantalla para reflejar esos rayos dorados y rojos que decían adiós. El cuarto de baño, porque sí teníamos baño en aquella querida casa, servía para quitar el polvo y la suciedad de todo un día de juegos. Curiosamente también se jugaba con edad en la que hoy se anda con tacones y faldas imposibles. Y sin embargo lo juegos tendían a convertirse en un ritual amoroso que a veces terminaban incluso en peleas… razones de la sangre revuelta.

Después de salir del baño, me envolvía en una toalla blanca con las iniciales de la casa bordadas con las manos expertas que manejan el bastidor y los hilos; el aroma de los jabones Heno de Pravia se dispersaban en el aire de aquel baño enorme con azulejos a media pared blanco y con la marca de Roca pintada en azul en sus aparatos de uso diario. Había algo especial de rito en esta habitación, con las cortinas hechas también a mano de encaje, que tapaban la alacena donde se guarda la ropa blanca de casa, colocada de mayor a menor. Me costaba salir y más aún cuando sabía que sería silbada a mi paso con solo la gran toalla de baño hasta el dormitorio que compartíamos cuatro primos hermanos. Después de todo y en fondo me gustaba; la mirada se cruzaba con aquellos azules mares que deseosamente recordaban la noche anterior…. qué me dices corazón? Y mirando para todos lados, en busca de algún moscón/familiar se levantaba ansioso y detrás de mí desaparecía por la puerta de la misma habitación.

Allí en la cama de mullido colchón de lana y almohada con bellos encajes que caían por los dos lados casi hasta el suelo y colcha también blanca, se encontraba mi ropa limpia, vestido de plumetti con topos blancos que me lo regalaron por la Comunión, ropa interior hecha a mano con las agujas del crochet. y la bajera almidonada para que el vestido quedara abierto y diera un aire angelical a quien un diablo comenzaba a ser.

Y se cerraba la puerta con rústico pestillo, pero lo suficiente para que aquella puerta de cristales pintados a mano con jarrón escondiera la intimidad que el corazón joven deseaba… Dios si íbamos a salir juntos, pero aquella habitación encerraba el corazón latiente de algo tan hermoso que jamás volví a encontrar. Alma de ángel bello, enfundado en pantalones descoloridos por el sol, camisa abierta sin orden, ojos que me recordaban a mi mar ahora lejano y sus manos que buscaban el filo de la toalla, hallado y encontrado y fuera; mirada de pasión que quemaba mi joven cuerpo y esas manos que siempre recuerdo como seda, se posaban en la cadera recién duchada por las aguas que la abuela traía a cubos desde la cocina….

Un ángel a media luz, bajada las persianas para que el sol no se comiera el color de muebles ni de ropa de casa y allí los dos nos entregábamos a besos dulces, sin prisas porque no había reloj. Y esa suavidad que tiene el rostro del ángel que todavía no está barbado por la edad, que curiosea mi cuerpo, como si fuese la primera vez¡… Todavía tengo mucho que descubrir decía, como si la vida estuviese jugando al me escondo con él y después fue traicionera pues se lo llevó la muy celosa para disfrutarlo a solas y dejarme llorosa ante el panteón con el ángel tendidas las manos…. Dios le recuerdo como si fuese ayer,

 

Y así coqueta me ladeaba entre la puerta y la cama, le dejaba hacer pero no me daba por entera, un jugar al si y al no… y se sonreía y sus cabellos rubios se fundían con el marfil del marco de la puerta y le daban un tirón creyendo que era yo y en juegos nos tirábamos en la cama, fuera almohada, fuera colcha, libertad y fresquito para el cuerpo y me decía: no puedo lamerte, la colonia pica en mi lengua….. Dios¡¡

Y algunas veces nos quedábamos mirándonos a los ojos, quizás para decirnos lo que las palabras no acertaban, quizás para grabarnos en la mente al otro, su boca, sus ojos, su mirada, todo está en mi corazón y tan cercano le siento ahora después de tanto tiempo, que creo que dentro mía se metió el día que los lutos llenaron aquella casa donde siempre hubo risa y la abuela se escondió para siempre en su habitación.

Pasado está, y para qué vamos a cambiar lo que la historia hizo historia. Después de todo esa sesión de conocimientos carnales venía el ritual de vestirme. Quién me ponía los botones del traje?…. el ángel por supuesto. Y se iba corriendo al cuarto de baño a asearse debidamente, la merienda y a la calle. Cogíamos la calle Ancha y después la calle Larga hasta la Alameda cuando ya no había sol. En un banco dibujamos dos corazones con las iniciales que duraron años después de que él se marchase por el sendero divino en busca del altar donde están los elegidos.

Y la vuelta cerca de las once de la noche por delante del hotel Los Cisnes que parecían doblar sus cabezas a nuestro paso, el teatro dejaba salir al público con función terminada, los vestidos de verano y ese aroma que tienen las calles donde hay naranjos siempre. El casino con su público sentado en mesas en las terrazas cambiaban impresiones y algunos nos miraba con curiosidad; por algo la abuela era muy conocida y todos los días los dos nietos juntos… qué pensarían, qué más da ¡

La Alamedita y el portón de entrada, detrás el último beso antes de subir y después de cenar, nos uníamos en un abrazo en la gran cama de caoba; duermen los demás y nosotros nos prometíamos un futuro junto; detrás de la puerta esperaba la Señora para llevarse el ángel al altar de la eternidad. 

DAMADENEGRO 27/5/2009Safe Creative #0811270112863

Anuncios

2 comentarios en “~BAÑO Y MEDIA LUZ~

  1. Awsome post and straight to the point. I am not sure if this is truly the best place to ask but do you folks have any ideea where to get some professional writers? Thanks 🙂

  2. I simply want to say I am just very new to blogging and seriously liked you’re web-site. More than likely I’m planning to bookmark your blog post . You certainly come with wonderful well written articles. With thanks for sharing with us your website.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s