Oración por mi ausente amado

Dejaste tu halo suspendido en el aire,

olores de jazmines marchitos, tumba abandonada,

ángeles de mármol llena de hollín, ojos cerrados,

manos cruzadas, restos de oración.

 

Se elevan los arcos y ojivas del gótico en las ventanas,

atrios abandonados de vida y de oración,

el ciprés se eleva al cielo, los ojos también,

una oración por mi ausente amado.

Y la figura alargada del difunto se dibuja,

camino de árboles marchitos, hojas caducas,

corazones destrozados en manos de la ausencia,

le sigo, se vuelve, me extiende su mano.

 

Caminamos juntos, mi destino decidido,

le miro y me mira, por qué yo no tengo los ojos rojos?

me sonríe mientras una música de Joplins,

pone telón de fondo a esta composición.

Me dejo llevar, nos hundimos en la profundidad de la tierra,

escalones que llevan al mausoleo blanco,

literas de nichos con nombres y allí en medio

está nuestro lecho nupcial eterno. 

Muero para vivir eternamente con el…..

DAMADENEGRO 20/8/2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s