EN SUEÑOS

El mar esta calmado, azul, transparentes en su sordo romper con las rocas del embarcadero. Alguien tuvo el gusto de poner un reposo en este entorno de rocas separado del mundo. Me he adueñado de la casa, la he hecho mía por unos días y al segundo ya estabas aquí como por sirenas llamado.

Llevado por el adormecimiento del momento, en la misma hamaca has dormitado junto a mi rostro, tu rostro rosado por este sol de otoño. Caes como un derroche de amor, de lado, insinuando algo, dándolo todo. Duermes mi niño?

Tu piel se muestra agradecida, poca ropa hace que vea ese marfil casi mágico que da a tu cuerpo un halo angelical en esta sociedad donde el moreno es signo de buena vida. Me acomodo mas, me acoplo a su lado. Refuñas algunas palabras, creo mejor que sonidos, te estás quedando dormido.

Aprovecho tu dejadez, cuido tu cuerpo con mis manos, espalda de piel aterciopelada, modelo para un buen vestido. Te mino como besos, medio sonríes,  ofreces los labios.

Te ladeas, buscas mas contacto, en sitios sin nombres, allí donde termina el pudor y empieza el pecado. Más deseado.

Me llenas de ternura, besos robados, el dormido se ha despertado. Y la fuente de la vida, donde se ocultan los secretos mejor guardado, ha roto el muro de piel suave que recubría su tálamo. Busca la vida, el amor y el vuelo libre.

Me has llenado, besos, dulzura, delicadeza; sabes hasta donde me llena este juego de no llegar al roce final. Un beso mi niño, duerme en mis brazos, el sol cae, el invierno de todo se apodera.

 ©DAMADENEGRO 18/10/2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s