EL BAILE DE LA OSCURIDAD

 

 

 Intro: 

^_^ Las imágenes se alborotan en mi mente quizás por la necesidad de ponerse en orden, una tras otra y formar el libro genial que podría escribir de estos días de descanso o quizás de “trabajo” personal y mental. Ha sido una experiencia fuera de sí como todas las que últimamente me pasan. ^.^ 

Fue un viaje de malas caras; ya en el aeropuerto se notaba que la cosa iba por malos rumbos; la seguridad se deja sentir y realmente es desagradable sentirse así, todo parece dudoso, todos parecen dudosos. La policía ha puesto un gordón de seguridad en todos esos pequeños mundos que son las llegadas y salidas de los pájaros alados que llevan en su cuerpo a miles de personas llenas de emoción por la cercanía de un país extranjero tan lejos de su casa. 

Se sentía en el ambiente que la gente no estaba relajada como siempre ha ocurrido, las miradas se volvían sospechosas en la cara sospechosa de todos y cada uno de los usuarios que estábamos sentados dentro del vientre enorme del gran pájaro de acero. He tomado la iniciativa de no darle importancia a estos hechos puesto que me veo sin hacer un viaje con tal de no tomar un avión más. Dejemos pues la experiencia negativa a un lado y volvamos a lo que realmente iba buscando. 

Se terminaba el mes, la Fiesta del Diablo se celebraría como siempre en el mismo luga, la invitación llegó una semana antes y pronto nos pusimos a arreglar las maletas que nos llevarían a corazón de Transilvania en la recta final del mes de octubre. Las maletas fueron hechas con todo aquello que nos serviría en estos días especiales y sobretodo el gran baile del día 30 noche cuando nos volvemos un poco salvaje dejando el otro yo a la vista de todos. 

Tras la llegada al aeropuerto, el tren de madera con cortinas rojas no llevó cansinamente por entre montañas hasta la morada desde donde nos lanzaríamos al abismo de las pasiones como años anteriores. Dos horas largas hicieron que la pequeña estación oculta entre pinares nos pareciera la más hermosa del mundo y una vez en el suelo, el coche nos llevaría hasta la gran mansión que siempre guarda y cobija nuestro Baile del Diablo. 

Poco a poco los coches alquilados fueron dejando al resto de invitados que ordenadamente ocupamos las habitaciones de invitados que están en el primera planta del castillo-mansión oculto entre los picos casi cubiertos por la niebla y la nieve. La ventana era un balcón a ese monstruo de rocas que siempre me ha impresionado y una vez sacada la ropa fuí poniéndolo todo en su lugar. Noto que la calefacción está más fuerte este año y sin embargo no hace tanto frío como en los anteriores, debe de ser idea del propietario que quiere lucir un nuevo accesorio de su personalísima morada en las montañas de Rumanía.

 El vestido de raso negro adornado con tules del mismo color y pedrería de azabache estaba preparado para ser lucido el gran día. Quizás este año el negro sea el color que menos se usaría como después comprobé, ya que el pasado fue la estrella del baile mientras yo iba de rojo. Me impresionaba verlo allí colgado en espera de la gran cita. 

El reloj dió las ocho campanadas a sones con el resto de relojes de la mansión; era la hora de bajar la escalinata que nos llevaba al gran salón. Este año con la novedad de estar hospedados en el mismo sitio del baile. La primera vez que me sentí parte del decorado que siempre me ha impresionado y alucinado. 

Un baño dulce, con geles y un poco de sales de color rosa. Compartes conmigo este placer porque no quieres perderte ni un sólo minutos lejos de mí. He vuelto a tus brazos como una colegiala vuelve al hogar. Y el perfume y la suavidad de las sales me han hecho sentirme una diosa salida de la nada. Crema por todo el cuerpo que dan la suavidad necesaria para una larga noche donde el frío y la oscuridad se adueña de todos los alrededores y tú ríes con bromas de siempre recordando momentos pasados y anecdotas que nos hicieron vibrar anteriomente. Este año has dejado que tu barba crezca durante cuatro días, dices que estás más impresionante así. Me rió por lo bajinis sabiendo que esas son palabras robadas de mi boca. Pero tienes razón, te sienta de maravilla y este año tienes un aire entre poético y dramático a la vez. Besas mi mano y beso tu boca en un continuo trasvase de fluídos corporales,…. palabras que siempre me han llamado la atención. 

Vestidos los dos de negro, hasta la camisa has elegido este año de ese color. Tu pelo a la cara y los ojos llenos de esa curiosidad que en mí se apodera de todo el cuerpo enlutado por el raso y dejando un aroma extraño tras de mí con la nueva fragancia que me he puesto para adornar el cuadro que es mi persona. Pelo recogido, con las brillantes tiras blancas de canas puestas personalmente para que llamen la atención de una forma especial. Es quizás el detalle más llamativo adornado con joyas de plata.

Tu mano sirve de apoyo a la mía mientras bajamos las escaleras de mármol de la planta primera al bajo donde las puertas del salón de baile están abiertas de par en par. El sonido de los violines adormece los sentidos en un frenesí entre dormir y seguir despierto. Poco, bien poco hemos avanzado hasta que nos ponemos frente a frente para iniciar la danza que siempre nos sumerge en un mundo especial. Damos vueltas entre los demás bailarines, allí al fondo la foto gigantesca de nuestro amado Brandon Lee nos parece dar el visto bueno a todos los que hemos sido invitados. El excéntrico anfitrión con dos copas de más, está metido en charlas sobre experiencia espirituales que tanto le gusta y parte de su corte de admiradores y gorrones anda tras él como si fueran su sombra. 

Los violines me hacen sentirme volatil, quizás sin cuerpo sólo alma; es pues cuando veo que tu rostro se vuelve nacarado con miles de dorados polvos cayendo del techo. Fantástico efecto que me hace dormir en un lecho de fantasía. Copa de absenta deja un regusto especial en mis labios que son besado por tu boca ansiosa una vez que nos hemos escondido entre los cortinajes de la gran cristalera. Comienza el sueño o es la realidad aún?.

Dejamos el salón y nos vamos escaleras abajo hasta el jardín adornado por antorchas vivas de luz y fuego y en uno de los recodos de los setos que forma el laberinto nos perdemos tú y yo entre el licor afrodisiaco y el lejano rumor de los violines. Difícil lo teníamos este año para superar el anterior, pero hemos conseguido crear una atmósfera soberbia gracias a tus dotes de amante perfecto. Acrobáta del amor que en peso y a pelo me has tomado como hembra en celo y has calmado mi fuego interior.

Cada bajada del cuerpo, cada subida hasta el firmamento plagado de estrellas que guiñaban a nuestra unión, era una escalera sin fín que nos sumía en el placer eterno y plácido que da un amor profundo y continuo que nos enlaza y nos une desde hace años dos.

Y llena de tu aroma, rota la ropa interior nos hemos sumado a un juego entre matorrales verdes y negros que son el decorado de nuestro amor. Besos que te robo en una esquina, risas que nos delatan a los dos. Hemos encontrado el punto que nos une a la intriga de ser nocturnos y a la vez vernos sin luz. Y cansada de sexo y de juegos me he tirado en la hierba mientras te has dejado caer a mi lado, beso mi amor.

Y en miles de caricias hemos hecho sombra a ese firmamento que nos contempla allá en lo alto, justo sobre nuestran cabezas que buscan afanosamente el placer compartido por los dos. Besos, más besos que esta Fiesta del Diablo nos trae cada año al final del mundo para disfrutarlo mejor. Puesta la ropa en orden y de vuelta a la mansión, donde los violines dejan el lamento por la muerte de quien fue su fundador. La danza es más lenta, quizás el cansacio sea mayor y los arlequines que traen las bebidas casi han desaparecido o quizás sea la llegada del sol…..

Subimos las escaleras, piso nuestro y nuestra habitación que nos espera con los brazos abiertos para arruyar nuestro sueño y este gran amor. Dejo mi vestido negro, roto, sucio del amor en cualquier sillón y tu solo con la camisa te dejas caer en la cama que de doncel de encaje está adornado para esconder aún más nuestro amor. Cama grande, cama que de tálamo hace de nuestro amor, de nuevo la fiesta nos ha unido, de nuevo la fiesta ha hecho que ante los hijos de la noche y la luna hayamos hecho el amor…. fantástico ejemplar de hombría que me deja y me hace más mujer… más hembra a la vez.

Dormidos quedamos los dos al abrigo de las montañas en esta parte del mundo donde la noche es la protagonista y no el sol…..  

DAMADENEGRO2006Safe Creative #0910074651476

***En recuerdo de la Noche del Diablo del 2006****

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s